« Home | ¿Para qué votar? » | Primarias » | La historia de Chile » | Derecha - Izquierda » | Presencia latinoamericana en la prensa internacion... » | Los candidatos » | ¿Quién está ganando las elecciones realmente? » | 4 razones por las que sería bueno que ganara la de... » | Fuera del mundo » | (des)igualdad electoral » 

sábado, marzo 19, 2005 

Encuestas Feedback-La Tercera

Las últimas encuestas publicadas por el diario La Tercera han tenido gran impacto en los acontecimientos políticos de los últimos días. Pero nadie parece haberse preocupado de por lo menos mirar como fueron hechas esas encuestas. Entonces, se están tomando decisiones políticas importantes, a partir de información que como veremos, podría tener fallas considerables.

La derecha está planteando la posibilidad de realizar primarias-algo impensado hace dos semanas- debido a la baja de Joaquín Lavín en las encuestas.

La izquierda está apoyando públicamente a Michelle Bachelet, debido a la gran ventaja que tiene por sobre Soledad Alvear en las encuestas.

Pero, ¿de qué encuestas se está hablando?

Principalmente, de las encuestas Feedback-La Tercera, y de una encuesta de Time Research.

La encuesta de Time Research, es una encuesta realizada a 328 personas inscritas en los registros electorales -muestra demasiado pequeña para poder considerarla representativa en Chile, especialmente considerando que es una encuesta telefónica- de la que no se pueden sacar muchas conclusiones.

Las encuestas Feedback-La Tercera, que han adquirido gran importancia mediática, son encuestas realizadas a través del teléfono, sin ninguna correción estadística considerando la distribución de líneas telefónicas en Chile, con un altísimo nivel de rechazo a las llamadas, y con una distribución geográfica mal realizada.

Esto no significa que la encuesta esté mintiendo y que en realidad la derecha esté mejor posicionada. Lo único que significa es que los candidatos están tan desesperados por ganar, que no les importaría que una encuesta hubiese sido hecha a 3 personas, todas de su mismo partido, con tal de que la encuesta los declare ganadores. Basarse en encuestas que están hechas de forma discutible puede ser muy peligroso.

Para los candidatos, ganar en las encuestas les puede valer la nominación de sus partidos. Pero para los partidos, no entender realmente como funcionan las encuestas, les puede costar la elección presidencial.

A mi no me ha llamado nadie jijiji, en lo personal no creo en las encuestas, muchas veces las cosas se deciden pocos días antes de votar y es que pucha el papel aguanta tanto ayyyyy!! Yo pertenezco a esa generación en que inscribirse era todo un acontecimiento, pero hoy por hoy la pensaría dos veces antes de hacerlo, no me gusta que me obliguen a nada y menos a votar, además si no fuera obligatorio lo más probable es que igual votaría ;) Y si lo piensas.... es hasta anti-democrático que te obliguen. ¿Uhmmmm?
Besos y feliz semana.


Creo que con este comentario ilustras muy bien algo que podría ser uno de los desafíos importantes que ha planteado el postmodernismo (será neo-postmodernismo, ya?), de la mano con la globalización. Este desafío tendría que ver, a mi juicio, con la relativización de las ideas, valores y creencias de los grupos sociales que se ven expuestos a procesos de cambio cultural importantes en cortos períodos de tiempo, tal como es el caso de Chile.
En este sentido, llama profundamente la atención el que los candidatos actuales, al verse amenazados por los resultados de un par de encuestas (discutibles o no), no busquen fortalecer sus candidaturas defendiendo o apelando a la importancia y eficacia de los programas de gobierno que pretenden implementar, sino que, más bien, vayan "adaptando" sus ideas y perfiles a los grupos sociales que podrían marcar la diferencia a la hora de contar los votos...
En el fondo, junto con parecer cada vez más estas elecciones un "concurso de popularidad", me impresiona que los distintos candidatos estén operando crecientemente al modo de vendedores desesperados por vender su producto a un consumidor cada día más insatisfecho-- e indiferente.


Anónimo:
Es interesantísimo lo que dices. Y es cierto, las elecciones actualmente se tratan de candidatos que intentan ser lo que la gente quiere con tal de obtener votos, en vez de hacer propuestas interesantes que sean lo suficientemente buenas como para atraer a los votantes.
O sea, el candidato va hacia donde estén los votantes, en lugar de atraerlos con buenas ideas.
Creo que lo que escribiste resume perfectamente lo que son estas elecciones, y lo que está pasando culturalmente en Chile.


Publicar un comentario